En el 2016 comenzamos un largo camino, con una mano en el corazón y la otra en el bolsillo, lleno de esperanza y de retos. Sin datos ni registros desde el pasado siglo XIX se planta un viñedo tradicional de uva tinta en las estribaciones de la Sierra Morena cordobesa en la comarca del Alto Guadiato.

Zona tradicionalmente ganadera, oveja merina y cerdo ibérico, pero de una riqueza y belleza natural fuera de lo normal; aquí todo está virgen, intacto, en equilibrio. La Naturaleza, sabia, ha encontrado en esta zona aislada y dura el lugar donde descansar.

Shiraz -la uva ancestral de la «Ultima cena» de Jesucristo-, Petit Verdot -la gran desconocida francesa que está recibiendo reconocimiento a su calidad en prestigiosos concursos internacionales-, Pinot Noir -la reina de los Borgoñas-. Viognier, Malvasía Aromática y Torrontés; uvas blancas todas ellas completan la apuesta vitícola y enológica de Jesús Ledesma en la búsqueda de nuevos retos y nuevos límites.

A una altura de 750 metros sobre el nivel del mar, con diferencias térmicas entre el día y la noche de más de 15 º C y rodeado de un espacio natural de miles de hectáreas con encinas, quejigos, alcornoques, olivos, jaras, venados, jabalíes y zorros este año 2019 esperamos vendimiar y elaborar los primeros racimos de esta locura enológica.